EL PUENTE DE MI VIDA

EL PUENTE DE MI VIDA

EL BLOG DE CHARLES

EL BLOG DE CHARLES

Los peones de garrafas de vinos

Levanta siempre tó las manos fuerte pa'rriba y nunca dejes de soñar en cada chicotá, tu tienes arte, poderío y humildad... no cambies nunca, esto es lo que te hace rico en las Cofradías y en los amigos.
Te doy la bienvenida a este pequeño rincón que es mi blog.

Mis amigos seguidores

10 de mayo de 2012

SEVILLA TE ECHA DE MENOS...(Texto:Antonio Burgos)

EL Pali es el estandarte de Sevilla, el orgullo de Sevilla y de las Cofradías.


Pali, yo quisiera ser tu silla de la Aduana, silla de oír gorriones, silla de oler flores blancas, aquella silla, Palacios, donde un martes te sentabas a ver pasar el cadáver de un amigo que pasaba, como decían los moros, pero al revés, por tu casa, que a la muerte de un amigo la Buena Muerte le llaman.

Pali, yo quisiera ser piola, trompo y villarda, y sábalos en adobo, y banderitas gitanas, las que ponen en el puente por la Velá de Santana. Quisiera ser una calle con cigarreras que pasan, y Puerto Camaronero, y falúas de Triana, y pateras con muchachos desnudos en la cucaña. Quisiera ser el tranvía que allí en el Cristina para, con niños y con soldados, con meriendas y criadas, con uno que se aprovecha, que es de la cáscara amarga, y con curas con su teja, su manteo y su sotana, y con uno que es compadre de ese que llaman Perlacia.
Pali, yo quisiera ser tambor de Semana Santa, marcha de Estrella Sublime, voz de Ariza y suena Aguas, o el pañuelito que lleva esa Virgen que tú cantas, esa que sale del barrio y que Caridad le llaman. Pali, yo quisiera ser la cal de la Maestranza, cochera de calle Rodo, mosto nuevo de garrafa, serrín de Blanco Cerrillo, y calentitos de papas que los venden en el Arco el Santitos y la Juana, en el Arco del Postigo, que es el Arco donde pasa la marea de Sanlúcar y la gracia gaditana.
Pali, yo quisiera ser barrio, fuente, sombra, acacia, buganvilla, jazminero, y la Torre de la Plata, futbolín de Villarines, y Miserere de Eslava, campo para tu carrera, El Palillo te llamaban. Quisiera ser el papel, ay papelito de estraza, papelones de pescao, el papel de madrugada donde apuntaba Florencio las saetas que cantabas, guadalquivires de pena, qué bien los pasos entraban en capilla tan estrecha, siendo Adriano tan ancha.
Pali, yo quisiera ser pregón de siesta en la plaza, pregón que vende arropías, magnolias, magnolias blancas, las zaleas pá los niños que se mean en la cama, mantillo pá las macetas, los hierros viejos, las camas, las camas, las camas compro... Botellas y globos cambian, botellas del Bar Vicente, aguardiente de Cazalla... Todo eso ser quisiera, y ser quisiera espadaña de la Santa Caridad, campanita de Mañara, que toca a misa y florecen los rosales que él plantara.
Pali, yo quisiera ser un costalero del Cachas, armao de la Macarena, cuarto de cante en el alba, contraguía con los Rechi, ramo de vela rizada, trastienda de la caseta, cordón para tu medalla del Rocío de Sevilla, y carreta de La Palma, y camión con su batea, su maricón y sus palmas, sus estampas de la Virgen y que se venga la Marta, que vengan los macarenos, gente de la calle Parras. Quisiera ser tu pelliza y el balón con que jugabas; quisiera ser brillantina pá podé aliñá las papas porque escasea el aceite, qué regates que pegaban, ni Araujo, ni Rogelio, ni don Luis del Sol, ni Arza, que nadie ha jugado al fúrbo como tú, aliñando papas.
Pali, yo quisiera ser, y esto tú te lo esperabas, esa campana que suena a esta hora en la Giralda, llamando a coro a las nueve, las nueve de la mañana. Quisiera que ahora mi voz, Pali, trovador del alma, tuviera temblor de bronce, y que subiera tan alta, y que dijera a Sevilla todo lo que tú cantabas: nardo en agosto, romero que a junio lo trasminaba, clavel de paso de Cristo, lirio, arrayán y albahaca, yerbaluisa de los patios, jaramago, Atarazana, Alfolí, Puerta Correos, cuántos años te esperaba...
Pali, yo quisiera ser todo lo que tú mirabas con esos ojos de Buda de la copla sevillana, a través de esos dos culos de vaso que eran, tus gafas, y poner un mundo en pie, y redoblar las campanas, que me han dicho que en el muelle a un barco de los de Ybarra le han quitado la bandera y la han llevado a tu casa. Porque hoy te entierra Sevilla con la bandera que amabas, porque hoy te entierra Sevilla con tu copla hecha nostalgia.

2 comentarios:

  1. ¡Dios, qué contento estará el Pali con este sentido y merecido homenaje!
    ¡¡¡PRECIOSOOOOOOO!!!!
    Magnifico blog, desde hoy, seguidora fija.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. En cada chicotá que hacemos en las cofradías se menciona su nombre.
    Todavía lo recordamos 'debajo de los faldones, en la feria, en el Rocio y en muchos momentos de nuestras vidas.
    Como el PALI nadie ha estado tan enamorado de Sevilla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar