EL PUENTE DE MI VIDA

EL PUENTE DE MI VIDA

EL BLOG DE CHARLES

EL BLOG DE CHARLES

Los peones de garrafas de vinos

Levanta siempre tó las manos fuerte pa'rriba y nunca dejes de soñar en cada chicotá, tu tienes arte, poderío y humildad... no cambies nunca, esto es lo que te hace rico en las Cofradías y en los amigos.
Te doy la bienvenida a este pequeño rincón que es mi blog.

Mis amigos seguidores

14 de octubre de 2010

C/SIERPES...O C/ESPADEROS...LA HISTORIA DE ESTA CALLE






En realidad si te pones a pensar el origen de esta calle donde pasan todas las cofradias de Sevilla para realizar su Estación de Penitencia desemboca en una sorprendente historia. Dicen que a partir del siglo XV existía una hospital y una hermandad que construían espadas.
También hay una leyenda que dice que empezaron a desaparecer niños, y que fue una serpiente las que se los comía.

Pues la leyenda siguió, y las cofradias llegaron comandadas por sus capatazes y definidas por sus peones. Calle Sierpes... calle Espaderos o como quieras llamarte, estrecha calle, donde tiene varias lecturas según la hora que llegue una cofradia, es tan bonito ver los pasos en esta calle...

Un silencio trasluce el ambiente, lo añejo se vuelve sepia, traspasa un colorido que se transforma en las épocas antiguas, viene la cofradia, se escucha la voz de mando del comandante... - venga de frente... menos paso...

Que me gusta la calle Sierpes con mi Soberano, con el automático puesto de taca taca hasta el palquillo... o un derroche de gente "guena" de Los Caballos con un paso elegante y dando "jabon" pero los tíos bien enfajáo hasta las manillas... o ver a mi Gran Poder de San Lorenzo andando entre la gente y enamorando a Sevilla entera... y los Palios, aquellas Vírgenes que paran a toque de martillo y las miradas penetran los ojos de una muchacha que seguro que ha nacido en Sevilla por su belleza impresionante.

Calle Sierpes o calle Espaderos, te doy las gracias por existir entre mi ciudad y prestarnos tu camino a la gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario